La alcoyana Korott compra el grupo madrileño Viveplus

Se trata de la segunda adquisición del proveedor de complementos alimenticios de Mercadona, tras la catalana PowerGym

La alcoyana Korott compra el grupo madrileño Viveplus

La sociedad alcoyana New Valens, propietaria de Korott, ha anunciado este martes la adquisición de la compañía madrileña Grupo Viveplus, dedicada a la distribución, comercialización y venta de alimentos dietéticos y complementos nutricionales. Una operación con la que la firma presidida por Javier Blantes trata de impulsar su crecimiento y diversificar su negocio, hasta ahora muy centrado en la fabricación de complementos alimenticios y productos de fitoterapia para Mercadona.

En este sentido, se trata de la segunda compra que realizan los dueños de Korott con esta misma intención, después de que en enero del año pasado se hicieran con las acciones de la catalana PowerGym, especializada en nutrición deportiva.

Según la firma, la nueva adquisición -que aportará inicialmente unos cuatro millones de facturación- permitirá fortalecer su negocio y tener presencia en la mayoría de grandes cadenas de distribución. En este sentido, la intención de la firma alcoyana es mantener la enseña Viveplus, como ya hace con PowerGym, ya que lo que quiere, precisamente, es ganar cuota de mercado mediante marcas propias frente a su negocio tradicional de fabricar marcas blancas.

Igualmente, la compañía señala que este aumento de tamaño y de sus líneas de negocio le permitirán abordar un plan de internacionalización a medio plazo.

Como ya hizo con su adquisición anterior, la firma prevé trasladar paulatinamente a sus instalaciones de Alcoy la producción de los complementos que distribuye Viveplus, que ahora se encargan a un tercero, según confirmó el gerente de Korott, Javier Blanes.

Para esta transacción los accionistas de New Valens han contado con el asesoramiento financiero de V4 Financial Partners y con PricewaterhouseCoopers (PwC) Due Diligence. Grupo Viveplus, por su parte, ha contado con el asesoramiento de CS Corporate (financiero) y el despacho de Chinchurreta Abogados y Economistas (legal).

Según las últimas cuentas depositadas en el Registro Mercantil, Korott facturó 24,48 millones de euros en 2018, apenas un 0,64% más, mientras que los beneficios se situaron en 794.280 euros.

Informacion.Es 21.01.2020 


Cerca de 120 empresas catalanas cambiaron de dueño el pasado año

De acuerdo con la información recogida por EXPANSIÓN Catalunya, en 2019 se vendieron 118 compañías con sede en Catalunya, frente a las 88 de 2018, lo que supone un alza del 34%. Las adquisiciones cuyo precio fue publicado –en muchos casos el dato no se dio a conocer– sumaron 2.744 millones de euros, muy por debajo de los 27.557 millones registrados en el ejercicio anterior. Hay que tener en cuenta que, en 2018, una única operación, la venta de Abertis, absorbió dos terceras partes del total.

Sin el grupo de autopistas, el descenso también fue significativo en comparación con el ejercicio precedente, en el que se vendieron emblemáticas compañías familiares como Cirsa, Codorníu o Gaes. La cifra registrada en 2019 es también inferior a las de 2017 y 2016, cuando se cerraron compraventas por 3.543 millones y 3.215 millones de euros, respectivamente.

Como ocurrió con Abertis en 2018, también el pasado año una gran operación fue determinante para el balance anual. Se trata de la venta del grupo de restauración y tiendas en aeropuertos, estaciones y autopistas Áreas al fondo francés PAI Partners, que representó el 56% del total.

El ránking elaborado refleja sólo las compraventas de empresas catalanas que han trascendido, así como los movimientos accionariales que otorgan una posición mayoritaria en la compañía o que la refuerzan. Quedan excluidas las operaciones de toma de participaciones minoritarias y las adquisiciones en el resto de España y en el exterior.

El goteo de ventas de grupos familiares no cesó en 2019, aunque se atenuó. Cambiaron de dueño, entre otras, Pastas Gallo, Grupo Zeta, J. Vilaseca, Isolana, Ticnova o Tragaluz, en un ejercicio en el que destacaron también las desinversiones de negocios o filiales por parte de grupos como Esteve o Indukern