La compraventa de empresas se dispara gracias a Abertis y los fondos

RÉCORD/Cerca de noventa compañías catalanas cambiaron de dueño en 2018 por un importe global de 27.557 millones de euros. La venta del grupo de autopistas absorbió dos tercios del total.Disminuye el tamaño del textoA

Las operaciones de compraventa de empresas catalanas repuntaron con fuerza el año pasado, tanto en número de transacciones como en importe económico, en un ejercicio marcado por Abertis.

La adquisición del grupo de autopistas por parte de la italiana Atlantia, la española ACS y su filial alemana Hochtief –que estaba pactada desde 2017– disparó las cifras del pasado ejercicio. La operación se completó en octubre por 18.181 millones de euros, cifra que supone dos tercios de la cuantía total de 2018, que se situó en 27.557 millones de euros. En la práctica, este importe fue superior, ya que en más de la mitad de los casos no trascendió el precio de la adquisición.

OCHO VECES MÁS

El balance económico de las operaciones corporativas del pasado ejercicio en Catalunya multiplica por ocho el de 2016 y 2017, cuando las cifras ascendieron, respectivamente, a 3.543 millones y 3.215 millones de euros.

Los importes del pasado año están también sensiblemente por encima de los registrados en los períodos de más dinamismo corporativo en Catalunya, en los años anteriores al estallido de la crisis económica. En 2006, por ejemplo, las compraventas rozaron los 7.000 millones de euros y en 2007 bajaron hasta algo más de 5.000 millones; un año después, ya en plena crisis, la actividad se hundió y superó apenas los 1.300 millones de euros.

El ránking elaborado por EXPANSIÓN recoge cerca de noventa operaciones de empresas con sede corporativa en Catalunya que se han vendido en su totalidad o que han dado lugar a un cambio en el control accionarial de la sociedad; están excluidas, por lo tanto, las tomas de participación minoritaria, las rondas de financiación y las compras realizadas por las compañías catalanas en el resto de España o en los mercados internacionales.

Descontando el efecto Abertis, el balance de 2018 también fue muy positivo, con operaciones por valor de casi 9.400 millones de euros. De esta forma, el sector deja atrás la ralentización de las compraventas que se produjo en el segundo semestre de 2017, coincidiendo con una coyuntura de inestabilidad política en Catalunya, en plena escalada soberanista.

El alza del número de operaciones ratifica también la recuperación de la actividad corporativa. Las 88 compraventas de 2018 superan holgadamente las 67 del ejercicio precedente y las 56 contabilizadas en 2016.

Cerca de la mitad de las empresas catalanas vendidas el año pasado han sido adquiridas por grupos extranjeros, principalmente de Estados Unidos, con Alemania, Italia, Francia y China como otros inversores destacados. Solo en tres de las 20 operaciones más cuantiosas de 2018 hubo presencia española. Los grupos catalanes más dinámicos a la hora de comprar fueron Moventia y Tradebe.

El apetito inversor de los grandes fondos internacionales ha provocado en buena medida la reactivación de 2018. Así lo atestiguan las operaciones de venta del negocio inmobiliario de CaixaBank a Lone Star –el 100% de Servihabitat y el 80% de la sociedad de nueva creación Coral Homes–, la de la compañía de juego Cirsa al gigante Blackstone y la del 53% de la corporación audiovisual Mediapro al grupo inversor Orient Hontai. También se colocaron en el top ten de las operaciones del año las protagonizadas por el fondo sueco Intrum, que compró a Banco Sabadell el 80% de la inmobiliaria Solvia, y del estadounidense Carlyle y, que se hizo con el 68% de Codorníu, en uno de los movimientos más sonados del ejercicio. Junto con Cirsa y Gaes, la firma de cava lideró los procesos de venta de emblemáticas empresas familiares catalanas en 2018.

Los compradores de perfil industrial estuvieron también muy activos. Entre las grandes operaciones de este tipo destacó la venta de la empresa de equipos de audiología Gaes al grupo italiano del mismo sector Amplifon, la irrupción de la compañía alemana de vinos espumosos Henkell como nuevo socio de control de Freixenet, al mismo nivel que la familia Ferrer, fundadora del grupo cavista, y la compra de la empresa de ingredientes naturales para la industria farmacéutica Euromed por parte del laboratorio Dermapharm, también alemán.

Siguiendo la estela de las millonarias ventas de Social Point en 2017 y de Privalia en 2016, dos compañías de nueva generación se colaron en la franja alta de l ránking de operaciones de 2018: la empresa de telemedicina Advance Medical pasó a manos de la estadounidense Teladoc y la firma biomédica Stat-DX fue adquirida por la holandesa Qiagen.

La efervescencia vendedora se extendió a casi todos los ámbitos del tejido empresarial. Además de los negocios vinculados a la salud y al cava, también se registraron operaciones en sectores industriales tradicionales, como el químico, el papelero y el textil, y en otros menos habituales, como los servicios financieros o los eventos musicales.

DE LAS FINANZAS A LA MÚSICA

En el primer caso se cerró la venta de la gestora de fondos Merchbanc a Andbank y la entrada de Mutua Madrileña en EDM –con la previsión de tomar la mayoría en 2019–, y en el segundo, el desembarco del grupo estadounidense Providence en Advance Music, la empresa responsable del festival Sónar, y la venta del 63,50% de Doctor Music a la alemana CTS Eventim.

Entre los movimientos más llamativos del año, la multinacional francesa del lujo Chanel adquirió la firma peletera Colomer Leather Group, la antigua Colomer Munmany, mientras que los hornos de carbón vegetal de Josper captaron el interés del grupo norteamericano Middleby.

La necesidad de bajar deuda que tienen constructoras como Comsa y Copisa explica algunas de las desinversiones de 2018 en infraestructuras o medio ambiente.

Diario Expansión 08/01/2019