Compraventas por 3.215 millones

BALANCE DE 2017/ El año pasado cambiaron de dueño cerca de setenta empresas catalanas. La cifra es superior a la de 2016, aunque el importe económico de las operaciones baja un nueve por ciento.

Las fusiones y adquisiciones de empresas catalanas no pudieron superar el año pasado el balance de 2016 en magnitudes económicas, pese a que la cifra de transacciones fue ligeramente más alta.

El ránking elaborado por EXPANSIÓN recoge un total de 67 compraventas de compañías con sede social y/o corporativa en Catalunya, frente a las 56 operaciones registradas en el ejercicio anterior, y un importe total estimado de 3.215 millones, un 9% menos que en 2016, cuando la cifra fue de 3.543 millones. En la práctica, el cómputo global es superior, puesto que en numerosos casos no trasciende el precio de la compraventa.

La tabla de operaciones corporativas incluye solo aquellos movimientos accionariales que llevan aparejado un cambio en el control de una compañía catalana, de la mano de un nuevo socio único o mayoritario.

El balance del año habría cambiado radicalmente si se hubiera cerrado en 2017 la venta del grupo de autopistas de peaje Abertis, cuyo 100% está valorado en Bolsa en 18.510 millones de euros. La pugna de opas entre la italiana Atlantia y el grupo ACS –a través de su filial alemana Hochtief– ha retrasado la ejecución de la operación, la más importante que está ahora pendiente en España.

Otro factor que ha impedido batir las cifras de 2016 es la desaceleración en el ritmo de fusiones y adquisiciones que se produjo durante el último trimestre del año, coincidiendo con los meses de más tensión política en Catalunya y con la consiguiente oleada de traslados del domicilio social de cientos de compañías. De hecho, buena parte de las grandes operaciones del año se realizaron en los tres primeros trimestres; así ocurrió con las ventas del grupo de servicios funerarios Mémora, de la firma de moda nupcial Pronovias, de la compañía de residencias de estudiantes Resa, de la empresa de juegos online Social Point y de Bolton Medical, filial del grupo Werfen, todas ellas traspasadas por más de cien millones.

Sin embargo, la mayor compraventa del año, que tuvo como protagonista a HI Partners –la filial de inversión y gestión hotelera de Banco Sabadell– se formalizó en octubre, y en diciembre se selló le venta de la inmobiliaria Habitat, otra de las grandes transacciones del ejercicio.

No existe unanimidad entre las consultoras de fusiones y adquisiciones sobre el impacto real que ha tenido el entorno político, aunque –sin dar nombres– algunas aseguran que la situación vivida desde octubre en Catalunya ha truncado o paralizado determinadas operaciones.

El capital riesgo ha vuelto a desempeñar un papel clave en los movimientos corporativos, más decisivo que en 2016, cuando los compradores de perfil industrial cobraron una mayor relevancia. Grandes fondos, con Blackstone, Ontario Teachers’ y BC Capital a la cabeza, ejecutaron cuatro de las cinco compras más cuantiosas.

HOTELES, FUNERALES Y FÚTBOL

Desde el punto de vista sectorial, uno de los rasgos es la gran variedad de actividades económicas de las empresas que han cambiado de manos. El sector hotelero y el inmobiliario han ocupado una posición muy relevante, sin olvidar la moda, los servicios funerarios, la salud –farmacia y dispositivos médicos–, los negocios online e incluso el fútbol, con la venta del Girona como estandarte.

Al igual que en 2016, los inversores extranjeros coparon las principales operaciones del año, aunque también estuvieron muy activos empresas y fondos españoles. Faes Farma, Dogi y Grupo Perelada destacaron entre los compradores industriales, y Magnum y Abac, en capital riesgo.

Fuente: Expansión Cataluña – 5 Enero 2018